HOM FEST 4 y 5 de Julio 2014-08-19 (Crónica del festival)

Entre los festivales de Metal menos conocidos y frecuentados que se celebran en España, este año
hemos ido a dar con el HOM Fest, que en la presente edición ha tenido un cartel que poco tiene que
envidiar a festivales de más envergadura. El 5 de julio las históricas tierras burgalesas fueron testigo
del único directo que iba a ofrecer Sodom este año en España. Pese a un “leve” retraso de cuarenta
minutos, los de Gelsenkirchen no desmerecieron y, aunque no tuvieron todo el tiempo que merecen
para tocar todo el repertorio de temazos, valió la pena la espera. Es uno de esos grupos que al
menos se han de ver una vez en la vida.Sus compatriotas y compañeros de Grave Digger, auténticos cabeza de cartel de esta edición, sí
tuvieron la hora y media que
merece estar en tal posición.Temazo tras temazo, muchos ya con
más de 20 años, quien quisiese cambiar de escenario, tenía la
posibilidad de coger un buen dolor de cuello o llevarse un codazo con
Phobos Preacher, uno de los grupos que, junto con muchos otros grupos
presentes en el festival son la retaguardia del Metal
españo
Si hay un grupo que desde luego merece que se grite su nombre al final de cualquiera de sus
conciertos, ese es Vhäldemar. Los de Barakaldo llevan el Heavy Metal más clásico a su máxima
expresión y viven cada concierto como si fuese a ser el último. Aunque su bajista de toda la vida
haya decidido dedicarse a otros menesteres (esperemos que también relacionados con el mundo del
Metal), el nuevo bajista cumple con creces con el grupo. Es uno de los muchos grupos que mueve al
público no solo de cuello para arriba, sino que sus conciertos se quedan cortos. Virtuosos del Metal
donde los haya, se han afianzado a golpe de himnos pegadizos como su Metal of the World, como
uno de los grupos más emblemáticos y con más personalidad del Metal en España.
Hablar de Heavy Metal en España, hoy en día, significa hablar de Vhäldemar.
Había presente un variado plantel de grupos del llamado
Pagan Metal, Folk Metal o como se quiera llamar al
género, y es que parece que llegados a esta altura en la
evolución del Metal, los grupos tienden a perfilar sus estilos de
forma que ya se hace cada vez más difícil encasillaros. Pero ni
falta que hace. El auténtico Heavy sabe si está escuchando
Metal de verdad o un grupo de pelacañas que se creen que
tocan metal. La punta de lanza de este estilo, Ensiferum,
estuvo bien acompañado por otros grupos que beben del mismo estilo, como Survael y Northland.

Combinar los instrumentos clásicos con otros menos frecuentes en el Metal, como violines, se está
haciendo cada vez más frecuente.

Uno de nuestros pocos grupos
veteranos de Metal extremo, Avulsed, tuvo a
bien hacer en este festival su
primer “Wall of Death” de toda
su carrera musical, el que será el primero
de los muchísimos que les quedan por hacer. Nos
deleitó con un estilo brutal,
rápido y cargado de
perfectas voces guturales y numerosos “pig squeals” fruto de una garganta bien curtida por los años.
A veces se oye decir a los pobres mortales que no están muy metidos en el Metal, y que se han
quedado rezagados en los grupos clásicos de los 80, que el Metal está muerto. ¡¡¡ LOS COJONES!!!

Cada vez emergen más grupos de los antros de ensayo. Grupazos como Nightfear, con su Heavy
Metal a la antigua usanza pero con las
actualizaciones que se le debe hacer al estilo para
que en el siglo XXI no huela a rancio. Mutant Squad le supuso a más de
un motivado llevarse un dolor agudo de
cervicales. Desde luego que deberían poner a un
fisioterapeuta que diese masajes de 10 minutos a
5 euros cada vez que dan un concierto. Rápidos, Thrash Metal del de
verdad.
Muchos otros buenos y jóvenes grupos como Down of Tears, Human, Bumper, Rancor o
Antecessor, acompañaron a viejas
glorias como Axxis, Silver Fist (con
el gran Silverio siempre a las voces)
y los ya eternos Barón Rojo. Ya no
son un grupo puntero y adelantado a
su tiempo como lo fueron antaño
pero aún así, es un privilegio
escuchar Cuerdas de Acero en
directo.

Es humanamente imposible hablar de
tantos y tan buenos grupos en una
crónica tan corta pero, en pocas
palabras, valió la pena asistir a este festival. Buenas instalaciones con dos escenarios, uno abierto y
uno cerrado, bien comunicado, con posibilidad de acceder al recinto pertrechado con agua y, sobre
todo, muy poco masificado y con muy buen rollo. Un festival para heavys de verdad.
Que esta crónica os sirva de motivación para que nadie se pierda este festival el año que viene y que
el Metal os guarde.

Jorge Piquer y María Lizondo

IMG_0441.JPG

IMG_0443.JPG

IMG_0442.JPG

IMG_0445.JPG

IMG_0444.JPG

IMG_0449.JPG

IMG_0448.JPG

IMG_0447.JPG

IMG_0446.JPG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *