JEFF HANNEMAN ESTUVO A PUNTO DE MORIR

Ya lo contamos en su día. El guitarra de los legendarios thrashers Slayer contrajo el pasado enero Fascitis Necrotizante, una infección que corroe todas las capas de la piel y es altamente tóxica y peligrosa. Desde entonces ha estado en tratamiento, incluyendo varias operaciones, injertos de piel y rehabilitación. Tuvo que perderse todas las giras de la banda este año (le sustituyó Gary Holt de Exodus).
En una entrevista para la revista británica Clasic Rock dio los pormenores de esta desagradable aventura: “Estaba relajándome en la bañera tomándome una cerveza cuando noté que una araña me picaba en el brazo. Apenas fue nada, pero una hora después empecé a encontrarme mal. Camino al hospital, veía cómo mi piel se corroía ante mis ojos. Llegué a urgencias y menos mal que la enfermera supo enseguida de qué iba la cosa. Aunque es un algo muy inusual, hacía una hora había atendido otro caso similar. En aquel instante me separaba solo una hora de la muerte. El médico que me atendió es fan de Slayer y me dijo: ‘Primero te salvaré la vida, después el brazo y finalmente tu carrera”.
Hanneman pasó los dos siguientes meses en el hospital, donde le reemplazaron grandes fragmentos de piel y tejido muertos. Luego llegó la rehabilitación: “Tuve que reaprender a andar porque llevaba tumbado en la cama más de un mes y los injertos dolían muchísimo… es una de esas cosas sobre las que normalmente podría escribir una canción, pero todo salió bien al final. Satán me cubrió las espaldas”.

20111214-174349.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *