JONNY CASH 80 AÑOS DE UNA OEYENDA DEL ROCK

La voz grave, el lamento denso y la sentencia arrogante del hombre de negro inundan la habitación. Los alaridos de las señoritas y los eufóricos gritos de los presos grabados en sus discos reflejan hasta qué punto Cash, uno de los últimos cowboys del rock, cautivó una gran cantidad de audiencias y artistas desde el principio de su carrera.

El cantante y su banda, los “Tennessee Three”, todavía siguen presentes como grupo de culto, escuela de rock y también como ícono estampado en las remeras de las tiendas rockabilly, corriente de la que fueron pioneros.

Un Elvis oscuro, una estrella de rock atormentada que alcanzó la redención en vida. Nunca fue un delincuente, pero sí un portavoz del country marginal. No sólo le escribían las mujeres, sino también los reos, cuyas eufóricas voces quedaron grabadas en dos discos en vivo desde las cárceles de San Quentin y Folsom, en Estados Unidos.

Johnny Cash forma parte de la historia de la música al menos desde 1954, tocó durante 49 años hasta su muerte en 2003 pero su legado todavía resuena. Fue un artista de ruta, anduvo de pueblo en pueblo y llegó a ocupar casi 300 escenarios en un año. Su inconfundible voz quedó grabada en unas 1500 canciones, en 470 discos.

Trabajó con Bob Dylan, Joe Strummer, U2, Bruce Springsteen, Willie Nelson, Trent Reznor y Flea, entre muchos otros. También hizo covers de los Beatles, Bob Marley, Nick Cave, Tom Petty y Depeche Mode. Reznor, de Nine Inch Nails, declaró que después de la versión de Cash nunca volvió a escuchar la canción original de “Hurt”.

Hay otros números, sí, Johnny Cash vendió 90 mil discos, tres fueron multi-platino, y ganó varios Grammys. Fue el más joven en entrar en el Salón de la Fama de la música country y uno de los únicos, junto con Elvis, en ser admitido en más de uno al mismo tiempo (también es parte del Salón de la Fama del Rock, del Gospell y del de los Compositores de Nashville).

Actuó en la película “El Gran Duelo”, en la serie “Columbo” y tuvo un programa de TV en el que participaron Louis Armstrong, Creedence, Neil Diamond, Pat Boone, Kirk Douglas y Roy Orbison . Le puso voz a una canción de la película “Kill Bill”, de Tarantino, y su hit “Ring of Fire” llegó al juego “Guitar Hero 5”. Después de su muerte Inspiró la película “Walk The Line”, ganadora de un Oscar a la mejor actriz y nominada otros cuatro.

Quizá si no hubiera sido por June Carter, el amor de su vida, y el ángel guardián que lo ayudó a dejar las anfetaminas, Cash no habría llegado a los 71 años ni hubiera tenido la posibilidad de dejar la impronta que dejó.

Esencialmente, Cash es un músico que se crió recogiendo el algodón con el que limpió sus heridas, un artista de culto nacido en Arkansas, country pero rockero, mitad santo mitad demonio, que pudo sobrevivir a su lado más salvaje para jugar el rol de un padre de familia amoroso y, en vez de terminar sus días como un mártir del rock, se fue como un abuelo que tuvo la vitalidad para componer y tocar con sus nietos y herederos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *