MÄGO DE OZ: HASTA QUE EL CUERPO AGUANTE

Una nueva visita de MÄGO DE OZ a la Argentina que tuvo como condimento especial el hecho de ser la última con José Andrëa a cargo de las voces. Los españoles pusieron en escena su música y contentaron una vez más a un público que los recibe como locales.

Ya tuvimos la chance de ver en reiteradas oportunidades a la banda proveniente del Viejo Continente, sin embargo, esta vez había un hecho que marcaba la noche como algo especial, algo distinta. Se trataba de la última gira con José Andrëa al frente de la banda, ya que el cantante había decidido seguir su camino en solitario. Con esa premisa entonces no era de extrañar el marco de público que rebalsó literalmente las instalaciones de Groove aportando un calor sofocante en la ya de por sí cálida velada. Y no es un detalle ya que las altas temperaturas caracterizaron la presentación y no solamente por lo ofrecido por la banda, sino porque se hizo muy difícil encontrar un resquicio de aire. En otras palabras, el sector del ‘campo’ fue lo más parecido a una sopa humana.

Con un setlist que distó bastante del presentado hace exactamente un año en el mismo local, los Mägo de Oz brindaron un show impecable desde lo musical, aunque tal vez hubo cierta frialdad a la hora de comunicarse con la audiencia. Tal vez el alejamiento de José tenga algo que ver con el ánimo de todos… A pesar de ello siempre tuvieron al público a su favor que los vitoreó desde el momento en que los músicos transitaron ese alto pasillo que conecta los camarines de Groove con el escenario. Ya ubicados, fue ‘Satania’ el tema elegido para comenzar a transpirar, con los nueve músicos posicionados sobre un escenario que, francamente, les queda chico en términos de espacio. Algunos problemas de sonido lógicos fueron resueltos con prisa y, ya para la segunda canción, la banda sonaba todo lo que uno esperaba. Como de costumbre se apostaron Txus al fondo, comandando el equipo, Kiskilla en teclados a la izquierda, Patricia Tapia a la derecha, y el resto donde podía.

‘Vodka’n’Roll’ sacudió un poco más al público y fue él único número de lo que es hasta ahora su último trabajo de estudio completo, Gaia III. El resto del setlist recorrió los clásicos de la banda como la muy festejada ‘Jesús de Chamberi’ o la bella ‘La Rosa de los Vientos’. Da gusto ver el trabajo de las tres guitarras acopladas al violín, la flauta y los teclados. Sin dudas la vitalidad y alegría que desprenden es la característica principal de los españoles. Y como si fuera poco también se dan el lujo de tener entre sus filas a Patricia quien descolló primero con una versión de ‘Mercedes Benz’ de la recordada Janis Joplin y luego con ‘La Leyenda de la Mancha’.

‘¿Hasta cuánta energía pueden aguantar esos cuerpos?’ Preguntó José y la respuesta de la gente fue una: ¡Hasta que el Cuerpo Aguante! Posiblemente el momento de mayor explosión de la noche de la mano de uno de los éxitos más contundentes de los Mägo, con el cual se retiraron por unos minutos. Un aire de despedida se sentía en el ambiente.

Para los bises sorprendieron con ‘Pensando en Ti’, que no es más que su acertada versión en castellano del clásico de Kansas ‘Dust in the Wind’, y luego culminarían con verdaderos himnos como ‘La Costa del Silencio’, ‘Molinos de Viento’ y la esperadísima ‘Fiesta Pagana’. Dos horas y media de show y calor. Las barras habrán hecho una gran diferencia vendiendo agua y cervezas ya que no había forma de pasar el sofocón. Y a pesar de que el público en todo momento cantó a favor de José, ya es un hecho su partida. Txus deberá rebuscárselas para llenar los zapatos del frontman al tiempo que sigue promocionando su nueva agrupación Burdel King. Hasta entonces, el futuro de Mägo de Oz depara una incógnita que, esperemos, sea sorteada con altura. Después de todo, Mägo es una banda con cojones, ¡joder!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *