Rosendo y Obús en Almería

El rock más puro llegó a Almería de la mano del carismático Rosendo y la mítica banda de heavy metal Obús, que se volcaron durante casi tres horas en el escenario instalado en el Pabellón de los Juegos Mediterráneos. Horas durante las que la cerveza corría de mano en mano entre muchas camisetas negras con nombres de bandas ilustres como Kiss, Iron Maiden, Barón Rojo, Barricada o Queen.
El primer turno fue para la banda madrileña que desde 1981 ha rasgado sus guitarras y su voz por toda la geografía española. Considerados dentro de la corriente británica ‘New Wave of British Heavy Metal’, han destacado siempre por un directo con espectáculos dignos de las estrellas internacionales. Además, buscaron escribir unas letras y expresar una actitud y un sentimiento que conectaba con la gente que les seguía para lograr una identificación entre el público y el grupo, que como bien indicaron ellos en una entrevista, «Todas las canciones de obús, unas más y otras menos, nos aportan y nos dicen algo». Y así lo hicieron saber a todos asistentes con sus arriesgadas letras y mensajes a personajes como el Papa, al que dedicó un dedo corazón. El concierto comenzó a eso de las once y diez de la noche. El escenario cubierto por una gran sábana con la calavera que identifica al grupo hacía prever una noche espectacular. Aparecieron entre espectáculos pirotécnicos rompiendo los tímpanos con su impresionante batería Carlos Mirat, pero la alegría duró relativamente poco. Pequeños fallos técnicos obligaron a su líder Fructu a ‘cortar’ por lo sano abandonando el escenario hasta que se vieran solucionados. Sus fans, lejos de cabrearse por el infortunio, gritaban enfervorecidos: ¡Obús! ¡Obús!. Y al cabo de diez minutos y con el olor a pólvora aún en el escenario, los cuatro integrantes aparecieron más fuerte si cabe al grito de «¡a la segunda va la vencida!». Solo en la primera canción que entonaron hicieron temblar los cimientos del pabellón con tantos saltos y puños en alto. Un solo impresionante del guitarrista Paco Laguna deleitó los oídos de muchos seguidores por su depuradísima técnica digna de Mark Knopfler.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *